Creados para gloria suya

Queridos hermanos, no olvidemos que para la gloria de Dios, hemos sido llamados y creados para publicar sus alabanzas. Sobre nosotros está la responsabilidad de deshacer la obras del diablo y que nuestra tierra sea sanada.

Es por ello que Él nos ha dado la llave que abre la potencia de los cielos, que ata y desata con el  poder de Dios, esto es, la autorización de usar el nombre de Jesús.

Por estar en Él, Dios siempre escucha nuestras oraciones y por ello estamos seguros que nos la ha concedido.

Hemos recibido la orden de no desmayar porque Él está con nosotros. A su vez, también nos ordena que hagamos oraciones fervientes, porque la oración del justo puede mucho. Mas aún, nada nos podrá hacer frente porque estamos bajo su cobertura y su amor permanece con nosotros para siempre.

Así que levantémonos y resplandezcamos porque su luz ya ha venido y su gloria está sobre nosotros.

No olvidemos que la última palabra la tiene Dios y ella está en nuestra boca, porque somos sus embajadores.

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Avivando el fuego

No debemos olvidar que la palabra de Dios nos instruye a someternos a Dios y resistir al diablo para que huya de nosotros, porque él anda como un león rugiente viendo a quien devorar. (ver Santiago 1:7; 1 Pedro 5:8-9).

Nosotros pertenecemos al ejército vencedor porque estamos en las filas del León de la tribu de Judá y que la palabra profética del Espíritu Santo a través del Apóstol Juan dice:

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

1 Juan 4:4

No olvidemos que somos ministros de fuego y el fuego abrazador de una llama encendida hay que avivarla porque si no se apaga; y que los poderosos ángeles de Dios están puestos a nuestro servicio. Textualmente la palabra de Dios lo dice así:

Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego.

Hebreos 1:7

¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?

Hebreos 1:14

Avivemos el fuego que es la unción o sea el poder del Espíritu Santo con el que hemos sido revestidos y sigamos las instrucciones recibidas:

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:6-7

Por ultimo, no olvidemos la recomendación y promesa de Dios:

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Gálatas 6:9

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Inconmovibles

Dios nos ha dado espíritu de poder, amor y dominio propio, por lo que nosotros no somos como los que retroceden, y podemos decir con toda confianza que aunque un ejército acampe contra nosotros, estaremos confiados en nuestro salvador; porque no es con espada ni con ejército sino con el Espíritu Santo del cual somos templo, el cual es mayor que el que está en el mundo, por lo que ya hemos vencido.

No olvidemos que tenemos un pacto con el Todopoderoso, el cual establece que estamos bajo su cobertura y que toda su potencia nos respalda, favorece y que siempre tendremos respuesta al pedir al Padre o ejercer autoridad en el nombre de Jesucristo, ante el cual todo lo que tiene nombre se somete y todo lo que tiene autoridad se doblega.

Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta; si Él lo dijo, Él lo hará; si Él lo habló, lo ejecutará; es por eso que nosotros sabemos que tenemos la autoridad para hollar serpientes, escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo y nada nos dañará.

Demos la gloria a nuestro Padre que está en los cielos porque Él es fiel y apresura su palabra para ponerla por obra.

Esforcémonos, seamos valientes y no desmayemos porque nuestro Padre y Dios que es el Todopoderoso ha prometido estar siempre con nosotros.

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Vasos de honra

Hermanos, no olvidemos que la promesa de Dios a Abraham se ha cumplido en nosotros los creyentes, pues hemos sido redimidos y hemos recibido la promesa del Espíritu.

El alfarero nos ha creado como vasos de honra, nos ha enviado como ministros de fuego y nos ha instruido para ser la luz del mundo y la sal de la tierra.

Su propósito al crearnos es bendecirnos para ser bendición, y por ello le rendiremos cuentas; entonces ¿cómo el mundo conocerá del camino al Padre sino les hablamos de Jesucristo su Hijo?

Nos gozamos de estar llenos del poder de Dios, dado al venir a nosotros el Espíritu Santo, y de haber recibido la autorización de utilizar el poderoso nombre de Jesucristo para deshacer las obras del enemigo, atarlo y conjuntamente desatar el poder del cielo; pero estamos haciendo muy poco y aún lo que es peor, algunos nada.

Por favor hermanos, comportémonos como verdaderos cristianos, en el nombre de Jesús echemos fuera los demonios, pongamos las manos sobre los enfermos para que sanen y no haya en nosotros ningún temor, porque la promesa de Jesucristo es que nada podría prevalecer contra su iglesia, que nos daría poder para hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada nos dañará.

El mandato del Señor no es solo que llevemos las buenas nuevas, sino que también que lo hagamos con demostración del Espíritu y de poder, para que la fe del nuevo creyente esté fundada en el poder de Dios.

Así que, hermanos, salgamos y hagámoslo porque la venida del Señor es pronta.

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Versículos referenciales:

Gálatas 3:13; Romanos 9:21; Mateo 5:13-14; Hebreos 1:7; Génesis 12:2; Romanos 10:14-15; Hechos 1:8; Mateo 16:18; Marcos 16:17-18; Lucas 10:19; Mateo 28:19 y 1 Corintios 2:4-5

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

La palabra de Dios prevalece

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Números 23:19

Las promesas de Dios reflejan su voluntad:

Y ésta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

1 Juan 5:14-15

La voluntad de Dios es bendecirnos con todo bien:

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Santiago 1:17

Si la palabra de Dios no se aparta de nuestra boca la pondremos en acción y “…seremos prosperados y todo lo que hagamos tendrá éxito”, porque nuestro entendimiento será renovado y “… comprobaremos cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (referencias Josué 1:8; Romanos 12:2)

No seamos inconstantes, mantengamos nuestra confesión de fe, “… no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor”. (referencia Santiago 1:6-7).

No olvidemos la promesa de nuestro Señor Jesucristo:

Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Juan 14:13-14

Así que pidamos en el nombre de Jesús a nuestro Padre que está en los cielos:

Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos, Y huyan de su presencia los que le aborrecen.

Salmos 68:1

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Estamos completos en Cristo

Nuestro Padre celestial sabe de todas nuestras necesidades, pero es a través de buscar el Reino de Dios y su justicia, que dichas necesidades se satisfacen, es decir, todo nos es añadido.
La Palabra de Dios dice que todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas, que Él es nuestro pastor y que nada nos faltará; mas aún. que si algo pidiéramos y Él no lo tuviese, lo crearía para nosotros.
Es por eso que nosotros podemos decir con certeza que estamos completos en Cristo, porque en él habita corporalmente la plenitud de la deidad.
Nuestras confesiones nos gobiernan, y en nuestra boca están las promesas de Dios. Gracias a ello, somos prosperados, tenemos éxito, estamos protegidos y ellas también son medicina para nuestro cuerpo.

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

La fidelidad de Dios

La fidelidad de Dios es para siempre y es suficientemente capaz para hacer todo lo que Él ha prometido. Su Palabra nos revela una y otra vez que Él siempre nos ayudará.

Por eso ante cualquier situación nuestros ojos deben alzarse a Él, porque ha prometido que responderá a nuestro clamor, que no temamos pues está con nosotros y que nos sustentará y sostendrá con la diestra su justicia, porque el efecto de ella es paz y su labor es reposo y seguridad para siempre.

No olvidemos que por creer y confiar en Dios, ha derramado sobre nosotros esta promesa:

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

Salmos 91:9-16

Por eso elevemos nuestra acción de gracias a Dios.

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Las cuatro voces

Estimados hermanos hay cuatro voces que pueden estar influenciando en nuestra vida y de esta manera determinar nuestra existencia.

LA VOZ DE SATANÁS

Esta se opone a todo lo que dice Dios, trata de robar nuestra fe, de tal manera que nos salimos de nuestra comunión con Dios, y entonces estamos ha merced del Diablo.

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Juan 10:10

LA VOZ DEL MUNDO

Son las voces de aquellos que viven en los deseos de los ojos, la carne y la vanagloria del mundo. Ellos viven preocupados solo por ellos, son gente malagradecida que solo están viendo que obtener para ellos y una vez obtenido o si no lo obtiene entonces se alejan hablando mal del que les tendió la mano, los ayudaba, aconsejaba, intercedía y era capaz de dar su vida por ellos. Y lo que es peor, estas personas tratan que otros se comporten como ellos y abandonen al que les dedicó años de su vida. Estas personas son a menudo usadas por el diablo para engañar aun a los que ha escogido Dios para el privilegio de servirle, alejándoles del llamado de Dios y haciendo que abandonen también la obra. Ellos no Seguir leyendo Las cuatro voces

Bendecidos hasta los pies

Queridos hermanos, demos gracias a Dios de que somos parte de la gran comisión de llevar las buenas nuevas a nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo, vecinos y a toda persona que encontremos a lo largo de nuestro camino por este mundo; porque ¿Cómo creerán si no hay quien les hable? pero a nosotros por haber oído y creído se nos ha comisionado y ungido para ello.

Jesucristo dijo, como él había sido ungido por el Padre, así también nosotros hemos sido ungidos para:

“… dar buenas nuevas a los pobres; sanar a los quebrantados de corazón; pregonar libertad a los cautivos, vista a los ciegos; poner en libertad a los oprimidos; …” (Lucas 4:18-19)

Él dijo:

“Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.” (Juan 17:18)

“… Como me envió el Padre, así también yo os envío.” (Juan 20:21)

No olvidemos que Jesucristo que es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos,  y en quien estamos, sigue trabajando a través de nosotros en el mundo.

Jesucristo por su obediencia es bendecido hasta los pies, y también para todo obediente está escrito:

“… ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos 10:15)

Los amamos y bendecimos.

Pastores J. Gehez y Clia Encinas

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigos, círculos y seguidores, para que también reciban esta bendición.

Acción de gracias para nuestro Dios

La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Apocalipsis 7:12

Con que facilidad el pueblo de Israel se olvidó de los milagros, sanidades y prodigios que Jesús hizo. Se volvieron contra de él pidiendo que soltaran a Barrabas en lugar del ungido de Dios, y demandando luego que lo crucificaran.

Y esto no era la primera vez, porque ya antes el pueblo de Israel lo había hecho a lo largo de los 40 años en que Dios los cuidó, protegió y proveyó en el desierto, murmurando contra Él y su ungido Moisés y luego con otros a los que Dios había puesto para guiarlos a poseer las bendiciones prometidas. Como un pequeño ejemplo veamos tres de las asombrosas formas en las que el Todopoderoso les proveyó:

1. El maná que Dios proveyó para ellos durante cuarenta años

Un estudioso a estimado que se necesitaron 4.500 toneladas de maná cada día para alimentar al pueblo de Dios en su huida de Egipto, camino hacia Seguir leyendo Acción de gracias para nuestro Dios

La Palabra de Dios es sanidad y libertad

Queridos hermanos, la palabra de Dios nos indica que si tememos es que no hemos sido perfeccionados por el amor y que el temor trae en si castigo. Esto se debe a que mientras que la fe nos da posesión de las promesas de Dios; el temor abre las puertas para que el mal nos toque.

Es verdad que nuestros sentidos perciben lo que esta pasando en nuestro mundo exterior y que afectan nuestras emociones, pero recordemos que la Palabra de Dios dice que quien mira vanidades ilusorias, su misericordia abandona. Nosotros no vivimos por lo que sentimos, vemos u oímos, sino por lo que dice la Palabra de Dios, y ella dice que nada puede separarnos de su amor y nos impele a declarar siempre:

Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila.

Salmos‬ ‭103‬:‭1-5‬

No olvidemos que Seguir leyendo La Palabra de Dios es sanidad y libertad

Un lugar para reflexionar las maravillas que Dios hace con nosotros

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 426 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: