Enseñanzas

Dios nos llamó para triunfar

TriunfarEl llamado de Dios ¿Qué significa? ¿En que se basa? ¿Solo tienen el llamado los Pastores de la Iglesia?

De la Gran Comisión descrita en la Biblia en Mateo 28:18-20 se desprende que Jesucristo quiere que hagas básicamente dos cosas: predicar y enseñar.

En cuanto a predicar, el pretende que contemos a los demás lo que Dios hizo con nosotros. Vemos en la Biblia dos claros ejemplos de esto: El endemoniado gadareno (Marcos 5:1-20) y la mujer samaritana (Juan 4:9-42).

El gadareno luego de ser liberado quiso seguir a Jesús, e inclusive le insistió, pero el le pidió que fuera a su pueblo y contara lo que le había sucedido. Ese contacto primario con Jesús le sirvió para convertir a 10 ciudades, Decapolis.

La mujer samaritana luego de encontrarse con Jesús fue a su pueblo. ¿Qué les habrá dicho para que el pueblo de la mujer la siguiera hasta Jesús? Seguramente su experiencia con Él, de las cosas que le dijo acerca de su vida y del agua de vida. Esta mujer volvió con muchos más samaritanos, y dijeron “Ya no solo creemos por lo que tu dijiste, ahora lo hemos oído nosotros mismos, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo”. Su solo testimonio cambió la vida de muchos.
En la predicación del evangelio también se encuentra el servir al Señor según los dones y habilidades que Él mismo nos dio (Romanos 12:3-11). Cada uno con sus habilidades, diferentes unos de los otros, debemos complementarnos para servir al Señor: en la iglesia, no solo en la predicación, sino en el soporte comunicacional, administrativo y financiero de la obra.

El segundo elemento contenido en la Gran Comisión es enseñar (Mateo 28:20). ¿Para que enseñar? Para mostrar la verdad de Dios con eficiencia, usando adecuadamente la palabra de Dios (Juan 5 14-15; 2 Timoteo 2:15).

El proceso de enseñanza y aprendizaje nos prepara no solo para el cumplimiento de su llamado (2 Timoteo 3:16-17), sino para enseñar a otros el poder refutar cualquier argumento que se levante en contra de la verdad de Jesucristo (2 Corintios 10:5-6; Filipenses 1:17-18.).

En todo esta Comisión, Dios no nos deja desamparado ¿Querrá Dios tener un fracaso? Indiscutiblemente no. El nos equipa con Su palabra, que es como una semilla, la cual tiene poder para producir según su género.

Para este equipamiento Dios constituyó los dones del ministerio: apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro. Cada cristiano o ministro llamado no puede fracasar.

En fin, eres más que vencedor (Romanos 8:37) Dios no provee para un fracaso espiritual, mas bien toma lo necio y débil y lo transforma para avergonzar al sabio y fuerte.

[polldaddy rating=”6794012″]

Un comentario sobre “Dios nos llamó para triunfar

Déjanos tus comentarios ó pédidos de oración

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s