Sin categoría

FELIZ DÍA DE LAS MADRES

Cuando Dios creo a la mujer le puso el nombre de Eva que en hebreo significa “madre de los vivientes” o “dadora de vida”. 

La madre es el canal de Dios para la procreación de sus hijos, su amor, bendiciones y cuidados; ella al traer un hijo al mundo pone en riesgo su propia vida y si fuera el caso de que el parto fuera difícil al punto de que hubiera que escogerse entre la vida de la madre o del hijo por nacer, ella diría que fuera su hijo.
El amor de madre es incomparable y sólo el amor de Dios lo supera.
El rey Lemuel dijo sobre ella en el proverbio 31:
«Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas! Su esposo confía plenamente en ella y no necesita de ganancias mal habidas. Ella le es fuente de bien, no de mal, todos los días de su vida. Anda en busca de lana y de lino, y gustosa trabaja con sus manos. Es como los barcos mercantes, que traen de muy lejos su alimento. Se levanta de madrugada, da de comer a su familia y asigna tareas a sus criadas. Calcula el valor de un campo y lo compra; con sus ganancias planta un viñedo. Decidida se ciñe la cintura y se apresta para el trabajo. Se complace en la prosperidad de sus negocios, y no se apaga su lámpara en la noche. Con una mano sostiene el huso y con la otra tuerce el hilo. Tiende la mano al pobre, y con ella sostiene al necesitado. Si nieva, no tiene que preocuparse de su familia, pues todos están bien abrigados. Las colchas las cose ella misma, y se viste de púrpura y lino fino. Su esposo es respetado en la comunidad; ocupa un puesto entre las autoridades del lugar. Confecciona ropa de lino y la vende; provee cinturones a los comerciantes. Se reviste de fuerza y dignidad, y afronta segura el porvenir. Cuando habla, lo hace con sabiduría; cuando instruye, lo hace con amor. Está atenta a la marcha de su hogar, y el pan que come no es fruto del ocio. Sus hijos se levantan y la felicitan; también su esposo la alaba: «Muchas mujeres han realizado proezas, pero tú las superas a todas». Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. ¡Sean reconocidos sus logros, y públicamente alabadas sus obras!»
‭‭(Proverbios‬ ‭31:10-31‬ ‭NVI‬‬)
Que Dios bendiga a todas las madres y sus hijos y esposos las honren porque al hacerlo lo hacen a Dios por el regalo más precioso que les dio.
Pastores J. Gehez y Clia
Anuncios

Déjanos tus comentarios ó pédidos de oración

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s